Presentan en el país primer medicamento oral contra la esclerosis múltiple

Con una prevalencia en la Argentina de 18 casos por cada 100 mil personas, la esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad en ascenso, tanto por el aumento de casos como por la mayor difusión que recibe

Para tratarla, hasta ahora había fármacos inyectables, y presentaban cierta inestabilidad a largo plazo. Pero ahora, llega al país el primer medicamento oral contra la enfermedad, que según los especialistas reduce las recaídas.

Especialistas presentaron ayer los estudios finales que respaldan el uso de la droga fingolimod para tratar a pacientes con EM que presenten recaídas y remisiones, independientemente de los tratamientos que hayan recibido o no previamente. Según los mismos, su uso “reduce más mitad de las recaídas por esa enfermedad que afecta el sistema nervioso central”. El mismo cuenta con el visto bueno de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

El neurólogo Fernando Cáceres, director médico del Instituto INEBA y especialista en EM, aclaró que“esta enfermedad no se cura” y destacó que “en términos de eficacia, el tratamiento por vía oral mostró un aumento va del 30 al 50 por ciento en la reducción de las tasas de recaídas”. Cáceres insistió en que “lo realmente bueno es la comodidad de no tener el paciente que inyectarse, para seguir el tratamiento”.

El informe presentado en una reunión médica en la Capital Federal, precisó que las terapias contra la EM con cápsulas de 0,5 miligramos de fingolimod fueron capaces de reducir en un 52 por ciento la tasa de recaídas que son características de la enfermedad en comparación con el tratamiento estándar inyectable. La nueva terapia llegó a la Argentina luego de ser aprobada en Europa y en los Estados Unidos.

Edgardo Cristiano, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Italiano, explicó que la nueva droga oral “es un inmunosupresor muy selectivo que actúa sobre determinadas células del sistema inmunológico (los linfocitos T), evitando que ingresen en el sistema nervioso central y causen las lesiones de EM”.

Siete centros médicos argentinos, entre ellos el Hospital Ramos Mejía, participaron de los estudios clínicos que evaluaron en alrededor de 2500 pacientes de todo el mundo la efectividad y seguridad de fingolimod.

Jorge Correale, jefe de la Sección Neuroinmunología y Enfermedades Desmielinizantes de FLENI, aclaró que en esos estudio “se siguió en Argentina a pacientes que llevan -bajo su consentimiento- el tratamiento de la EM vía oral hace cuatro o cinco años y fueron controlados cada tres a seis meses”.

Esa investigación fue el programa de estudio clínico más amplio realizado en el mundo, para la aprobación de un medicamento para la EM.

La acción del fingolimod es evitar que algunas células del sistema inmunológico como linfocitos T salgan de los ganglios linfáticos y pasen al torrente sanguíneo.

De esa forma, se protege al sistema nervioso central del ataque de estos linfocitos específicos que es una de las causas del fenómeno inflamatorio que daña las células nerviosas en la EM.

La EM es una patología crónica en la que determinadas células (linfocitos T) del sistema inmunológico de los propios pacientes atacan y dañan la cubierta de mielina, que protege las conexiones entre las neuronas del sistema nervioso central.

Esas lesiones de la mielina, denominadas brotes o recaídas, son las que dan lugar a la aparición de los síntomas de la EM, como dificultad para caminar, sensación de entumecimiento u hormigueo en los miembros inferiores o superiores, problemas de la vista y pérdida del equilibrio, que se inician pasados los 30 años.

Estudios realizados en Argentina estiman que la prevalencia de la EM es de 18 casos por cada 100.000 habitantes y que hay 2 casos nuevos al año por cada 100.000 habitantes.

Cristiano consideró que “si se extrapola esa proporción a la población general uno podría estimar que hay entre 6.000 y 8.000 personas con EM en el país, aunque es probable que el número real sea un poco mayor y alrededor del 90 por ciento tienen recaídas“.

Fuente: PMFarma Argentina