Category: Infectología



Nueva generación de fármacos antihepatitis.

La FDA acaba de aprobar la primera de una nueva generación de medicaciones contra la hepatitis C que promete aumentar los casos de curación y hacerlo en menos tiempo.

La nueva droga, boceprevir, de Merck, curó a más del 60% de los pacientes en las pruebas clínicas cuando se la utilizó junto con las medicaciones existentes, comparado con el 20 al 40% de curaciones con drogas anteriores. El virus de la hepatitis C puede causar enfermedad hepática grave, incluyendo cirrosis y cáncer de hígado, aunque estos problemas pueden tardar décadas en desarrollarse o no hacerlo en absoluto.

Otras compañías también están esperando aprobación de la FDA para nuevos fármacos contra la misma enfermedad. Según los especialistas, la mayoría de las personas infectadas con el virus de la hepatitis C no lo saben.

Fuente (modificado): PMFarma Argentina

Anuncios

El antifúngico anidulafungina es eficaz en el tratamiento de la candidiasis invasora en pacientes ingresados en unidades de cuidados intensivos.

La candidiasis invasora es la infección fúngica más frecuente, con una tasa de mortalidad de alrededor del 40%.

El 69,5% de los pacientes con candidiasis invasora en unidades de cuidados intensivos alcanzó el éxito clínico -curación o mejora significativa de los signos o síntomas clínicos-, así como la erradicación microbiológica al final del tratamiento con anidulafungina, seguida de la terapia oral voriconazol o fluconazol. Así lo demuestran los datos del Estudio ICE, el estudio más amplio llevado a cabo en este tipo de pacientes, cuyos resultados han sido recientemente presentados en el Congreso de la Sociedad de Medicina de Cuidados Críticos (SCCM), celebrado en Londres.

La candidemia es una infección del torrente sanguíneo potencialmente mortal y entre las infecciones por hongos es la que con más frecuencia pone en riesgo la vida del paciente, con una tasa de mortalidad de alrededor del 40%. En Europa, la prevalencia de la candidemia es de entre 20 y 38 personas por cada 100.000 de las ingresadas en hospital y el mayor riesgo de infección por éste hongo lo tienen los pacientes con catéter, los sometidos a cirugía, los pacientes críticos, aquellos hospitalizados en UCIs y los que tienen tumores sólidos.

El profesor Ruhnke, principal investigador del estudio y experto del Charité Hospital de Berlin (Alemania), explica que “se había observado previamente que anidulafungina era un tratamiento más eficaz que fluconazol para tratar la candidemia; pero hasta ahora no teníamos confirmación de la eficacia en pacientes de UCI, al menos en un estudio europeo. Anidulafungina es así una opción de tratamiento especialmente importante para las UCIs: es la única equinocandina disponible que no requiere ajuste de dosis, pudiendo ser utilizada en pacientes con algún grado de insuficiencia renal o hepática; además, no tiene interacciones conocidas con otros medicamentos”.

Estudio ICE
El ICE es un estudio clínico fase 3b, prospectivo, abierto y no comparativo, realizado con pacientes adultos europeos y canadienses ingresados en unidades de cuidados intensivos. Los pacientes recibieron anidulafungina por vía intravenosa, con posibilidad de secuenciación a tratamiento oral con voriconazol o fluconazol, para el tratamiento de una candidemia o candidiasis invasora documentada. Los pacientes fueron seleccionados en 60 centros de 19 países, y 216 pacientes recibieron al menos una dosis de anidulafungina. La investigación puso de manifiesto que el 69,5% de los pacientes considerados evaluables (de acuerdo a la intención de tratamiento modificada – mITT evaluable, n = 154) presentaron una respuesta global satisfactoria al finalizar el tratamiento (curación o mejora significativa en síntomas de su infección y erradicación o supuesta erradicación de la especie de Candida). La respuesta se mantuvo similar en todos los subgrupos de pacientes predefinidos, incluidos los compuestos por pacientes trasplantados, con insuficiencia renal o hepática, tumores sólidos y neutropenia, y fue también comparable en los distintos focos de infección y frente a las diferentes especies de Candida.

Fuente: PMFarma Argentina


Los enfermos de VIH tratados con Nevirapina mejoran su estado de salud general.

Tras 9 años de tratamiento las últimas evidencias científicas confirman la seguridad y eficacia del fármaco.

Las ultimas evidencias científicas presentadas en los principales encuentros sobre VIH confirman la eficacia del fármaco de Boehringer Ingelheim, Nevirapina, en pacientes portadores del virus del SIDA. Los estudios reafirman también la seguridad del medicamento y su importante papel tras 9 años como una de las principales opciones terapéuticas para los pacientes.

Concretamente los ensayos analizados NELT y NEVICOR han concluido que la  Nevirapina aporta una mejoría del estado de salud general en pacientes con un régimen terapéutico a largo plazo. Asímismo, los pacientes infectados por el virus del VIH y tratados con Nevirapina incrementan su respuesta de CD4, tienen un perfil lípidico aceptable, y una mejor función hepática, según se concluye en el estudio NELT realizado en más de 500 pacientes españoles.

Por otro lado, también se confirma la reducción del riesgo cardiovascular asociada a Nevirapina gracias al estudio NEVICOR dónde se demuestra que el fármaco incrementa el colesterol HDL y desciende el nivel de colesterol total además de reducir el riesgo de arteropatía coronaria en pacientes que reciben un tratamiento antirretroviral a largo plazo.

Fuente (modificado): PMFarma Argentina


Nuevo estudio sobre pacientes con VIH no tratados con antirretrovirales.

PROGRESS es el primer estudio que presenta resultados de eficacia en 96 semanas para esta combinación cuando se administra en pacientes con VIH sin tratamiento previo

El estudio PROGRESS demostró que, a través de 96 semanas, una combinación de lopinavir/ritonavir  y raltegravir presentaba una respuesta virológica e inmunológica similar a la de la combinación de lopinavir/ritonavir y tenofovir/emtricitabina en pacientes que comenzaban su primer tratamiento para la infección por el VIH. Los resultados del estudio se presentaron el 9 de abril en el Congreso Panamericano de Enfermedades Infecciosas en Punta del Este, Uruguay.

A medida que las personas con VIH viven más tiempo, existe una mayor necesidad de nuevos regímenes de tratamiento que sean seguros y eficaces,” dijo Pedro Cahn, Director Científico de la Fundación Huésped, Argentina, Jefe de Enfermedades Infecciosas del Hospital Juan A. Fernández, Argentina. “Los datos de PROGRESS indican, aunque no en forma definitiva, que lopinavir/ritonavir más raltegravir puede ofrecer una alternativa de tratamiento en aquellos pacientes para quienes los inhibidores nucleósidos de la transcriptasa inversa (INTI) pueden no ser una opción debido a fracaso virológico o efectos secundarios.”

Al cabo de 96 semanas, el estudio PROGRESS (PROtease/InteGRasE Simplification Study) halló que:

Una proporción similar de pacientes presentaba niveles de ARN VIH-1 inferiores a 40 copias/ml (definido como indetectable) al ser tratados con lopinavir/ritonavir y raltegravir (66,3%), en comparación con lopinavir/ritonavir y tenofovir/emtricitabina (68,6%). Ambos grupos en promedio presentaban una respuesta inmunitaria positiva similar, determinada por el aumento en el recuento de linfocitos T CD4+.

La seguridad y tolerabilidad, que incluyó incidencias de eventos adversos moderados a severos, emergentes del tratamiento y relacionados con la medicación, fueron por lo general similares entre los regímenes.

El índice de suspensiones debido a efectos secundarios o fracasos virológicos fue similar en ambas combinaciones.

 Lopinavir/ritonavires uno de los inhibidores de la proteasa más ampliamente estudiados disponible para los pacientes, y Abbott cree que es importante buscar nuevas formas de combinar el lopinavir/ritonavir con otros medicamentos para el VIH con el fin de explorar el impacto a largo plazo del tratamiento contra el VIH,”dijo el Dr. Scott C. Brun, Vicepresidente Divisional de Desarrollo en Enfermedades Infecciosas de Global Pharmaceutical Research and Development de Abbott.

Fuente (modificado): PMFarma Argentina